:)

Featured

NFL: 100 años, 100 momentos… #98 Un cambio de zapatos para ser campeón

Published

on

Corría el año de 1934 y la NFL celebraba su tercer partido de campeonato. Los Giants de Nueva York serían anfitriones de los Bears de Chicago en el emparrillado del Polo Grounds.

Bears, con Bronko Nagurski y Beattie Feathers como sus máximas figuras, y bajo el mando del coach George Halas, llegó al encuentro con marca perfecta de 13-0, eran los favoritos.

Por su parte, Giants, con Ken Strong como su máximo anotador (seis touchdowns) y Steve Owen como entrenador, lograron récord de 8-5 y los expertos no les daban muchas posibilidades de aspirar al triunfo.

Una noche antes del encuentro un frente frío envolvió a la Gran Manzana. El campo de juego estaba cubierto de hielo y caía una lluvia gélida. Ambos conjuntos tuvieron problemas para mantenerse de pie con lo resbaloso del terreno, pero Chicago, con carrera de anotación de una yarda de Nagurski y un gol de campo de Jack Manders, se pusieron al frente en el marcador 10-3 al medio tiempo.

Durante la pausa, los Giants enviaron a un asistente del equipo a un colegio local para que consiguiera zapatos deportivos no usados y lo logró. Los neoyorquinos se cambiaron el calzado deportivo en los vestidores y salieron al campo, para la segunda mitad del duelo, con mayor confianza.

Nueva York perdía 13-3 al inicio del último cuarto, pero después anotaron cuatro touchdowns sin respuesta, dos de ellos cortesía de Strong, para imponerse 30-13 y adjudicarse el campeonato de la NFL.

Al término del partido, los jugadores le comentaron a los reporteros que “el cambio de zapatos” los llevó a la victoria.