Los Dallas Cowboys recibieron a los Washington Redskins con la firme intención de ganar en casa para mantener vivas sus aspiraciones de postemporada.