Si los Clemson Tigers aspiran a ganar el titulo nacional y dar la mayor sorpresa de la temporada necesitan una gran actuación de Deshaun Watson, quizá mejor de la que dio el pasado encuentro frente a Ohio State.

Por segundo año consecutivo la final del futbol americano colegial presenta a Clemson contra Alabama. Los primeros van en busca de tomar revancha y alzarse como un programa de elite mientras que los segundos tienen la intención de consolidarse como una dinastía a nivel colegial.

De inicio los Tigers ya sorprendieron al doblegar 31-0 a Ohio State en el Fiesta Bowl con 259 yardas por pasa de Watson, el pasador también sumó un touchdown por aire y dos más por la vía terrestre.

“Va venido jugando bastante bien. Creo que sus tres años en Clemson no ha tenido un mal partido”, afirmó Dabo Swinney, coach de Clemson en relación a Watson.

El pasador de los Tigers es una doble amenaza para Alabama pues sus excelentes condiciones atléticas le permiten hacer daño por aire y tierra.

En el encuentro del año pasado entre ambas universidades Clemson consiguió 10 jugadas de más de 20 yardas ante la defensiva de Alabama.

“Creo que en estos momentos puede ser el mejor jugador colegial. Es un chico muy atlético, hace un gran trabajo. Es un jugador muy completo no se puede decir más de él”, afirmó Nick Saban, coach de Alabama.